25 dic. 2017

El nuevo Mini estrena la espectacular caja automática Steptronic de 7 velocidades


El fabricante británico de automóviles premium MINI destaca el carácter deportivo de sus modelos actuales en el segmento de vehículos pequeños con un nuevo tipo de transmisión. Cambios de marcha extremadamente rápidos, un alto grado de comodidad de cambio y eficiencia optimizada: estos son los beneficios de la transmisión automática Steptronic de 7 velocidades con doble embrague, disponible para el MINI 3 puertas, el MINI 5 puertas y el MINI Cabrio. Se ofrece con algunos tipos de motor seleccionados y como alternativa a la transmisión manual de 6 velocidades de serie. La nueva transmisión de doble embrague proporciona un dinamismo de cambio impresionante para ofrecer un mayor placer de conducción al mismo tiempo que incluye todas las comodidades de una transmisión automática.

La transmisión de doble embrague funciona con una palanca selectora electrónica de nuevo diseño que siempre vuelve a su posición original después de cambiar entre el modo de conducción D, la posición neutra N y el modo de marcha atrás. El bloqueo de estacionamiento se activa al pulsar el botón P. El modo S se activa desde la posición D, desplazando la palanca selectora a la izquierda: esto ofrece un estilo de conducción especialmente deportivo y permite cambiar la marcha de forma manual. El control electrónico de la nueva transmisión de doble embrague para MINI también incluye modo de cambio basada en datos de navegación y es compatible tanto con la función de arranque/parada del motor como con el modo de planeo para reducir el consumo de combustible y los niveles de emisiones.

La primera edición del Alpine A110 ya tiene precio


El nuevo Alpine A110 Première Édition, un elegante y ligero coupé sport, ratifica el retorno de Alpine. Fiel al ADN de la marca, el modelo pone por delante la agilidad y el placer de conducción sin olvidar el confort en el día a día. Diseñado y fabricado en Francia, este coupé de dos plazas con motor central trasero se caracteriza por una ligera estructura de aluminio y unas sofisticadas suspensiones de doble triangulación.

Está propulsado por un motor cuatro cilindros turbo de gasolina de 1,8 litros y 252 CV. Al igual que todos los Alpine históricos, se trata de un vehículo de propulsión trasera.